Shredders, Análisis. Grandes Ideas, Gélidas Ejecuciones

0


FoamPunch logra transmitir la tranquilidad e inmensidad de la montaña en snowboard bajo un título que exprime todo su potencial. A mitad del camino.

La escena independiente se ha convertido en un lugar idóneo para la experimentación y las segundas oportunidades. El snowboard está lejos de pasar por su mejor momento en el sector del videojuego, como muchos otros deportes extremos, en ocasiones empeñados en probar con la simulación dejando de lado la gracia e inverosimilitud de lo arcade. Ambas opciones son compatibles, pero los referentes suelen estar en el segundo grupo. Shedders apuntaba muy alto cuando lo conocimos originalmente; solo hace falta ver los tráileres. Si te gusta el snow, tienes que probarlo. Sin embargo, una serie de decisiones de diseño y una serie de inconveniencias técnicas terminan echando por tierra un título que respira pasión por la nieve.

Poner los pies en la nieve por primera vez es apasionante. Es grande, imponente, dejándote claro que aquí has venido a disfrutar del placer del movimiento sin preocuparte demasiado por nada más. Poco a poco vas descubriendo la propuesta jugable, que estructura sus misiones en tareas más o menos largas; si bien en ocasiones no explica exactamente cómo hacer la mecánica que te están enseñando a dominar, lo cual obstaculiza el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Perfecto para un fin de semana, pero no mucho más allá

FoamPunch te invita a experimentar sobre la tabla con unos controles sencillos que, de primeras, son incómodos; pero creednos que es cuestión de acostumbrarse. La historia no va más allá de la anécdota: un grupo de amigos que quieren abrirse un canal de vídeo en Internet para subir sus clips más alucinantes, ganar seguidores y ser una referencia. Al cabo de un par de horas es más que probable que identifiques el timing para soltar los botones necesarios para coger impulso, entender los combos y terminar las ejecuciones sin poner tu cara en la nieve. Los obstáculos llegan en el durante, porque al contrario que propuestas recientes como OlliOlli, que de una forma extremadamente satisfactoria hace que esa jugabilidad basada en el movimiento se integre en tus dedos y dejes de pensar en el mando, aquí estás constantemente pensando en los comandos. La espectacularidad cuesta demasiado trabajo, no es del todo cómoda.

El ensayo-error es una constante en Shredders. Su aparente accesibilidad puede dar lugar a una profundidad intermedia que valoramos. A pesar de las limitaciones del equipo de desarrollo, la idea mecánica es realmente buena al priorizar la sincronización por encima de todo. Si calculas bien, la agilidad y elegancia en tus movimientos estará garantizada. No obstante, como decíamos, todo esto daría como lugar un resultado notable si no fuera por los constantes bugs y problemas de calidad de vida que te sacan de la experiencia a cada rato.

Shredders

Shredders es un videojuego con problemas. Esa es la primera conclusión que sacamos de este proyecto, desarrollado por FoamPunch, un pequeño grupo compuesto por el equipo sueco Let it Roll AB y los belgas I-illusions. La intención es innegable; y es quizá eso lo mejor del título, que se nota que saben lo que hacen, pero el estado actual del título no da la sensación de ser un producto cien por cien finalizado, sino una versión con varios meses de margen en su desarrollo. Es por ello que durante este proceso de análisis hemos tenido que esperar a la aplicación de varios parches para solventar muchos de los problemas técnicos que hemos encontrado en su rendimiento. Deja aún bastante que desear en Xbox Series X.

Parones, caídas de FPS, bugs gráficos que comprometen el realismo de la textura de la nieve… A ello hemos de sumar la falta de concreción en algunas mecánicas, con problemas de input lag (tanto en los comandos como en el propio modelado del personaje), combos que no aparecen cuando aparentemente los has ejecutado como te piden… Por suerte, la jugabilidad es en todo momento ágil, y nos explicamos. Para aplacar la posible frustración, el equipo de desarrollo ha tomado la sabia decisión de ofrecer dos tipos de reintentos: por un lado, la prueba al completa, que nos lleva al principio de la misma; por otro, el reinicio del último segmento, para que puedas volver a probar suerte en aquel truco que te ha llevado a retroceder.

Un viaje obstaculizado por bugs y problemas técnicos

No podemos poner pegas al tipo de pruebas porque se presentan en el orden adecuado, con una dificultad proporcionalmente ascendente, sin picos, sin dar nada por sabido… pero explicando las cosas de manera bastante tosca. Donde mejor se expresa Shredders es en el momento en que se deja de ataduras y pasa a los desafíos más largos y abiertos. Al principio no se aprecia todo ese potencial de juego de snowboard que, esperamos, logre alcanzarse con futuras actualizaciones; ya no solo las de rendimiento, sino también las relativas al control. Aun sabiendo que se trata de un mundo abierto, no se justifica esta decisión más allá de algunos coleccionables esparcidos en el entorno. Tener que viajar de una punta a otra al estilo Forza Horizon no ofrece ningún aliciente más allá de tardar más en alcanzar el destino; máxime cuando directamente puedes acceder a la prueba que quieras desde el menú. Salvo en un par de ocasiones, para apreciar el poder contemplativo de la propuesta —y su más que notable puesta en escena a nivel artístico—, Shredders no puede ocultar que donde mejor se desenvuelve es en sus pruebas; no en lo que hay al margen de estas, como su multijugador, meramente accesorio y sin ningún tipo de interacción. Desaprovechado.

Shredders

Shredders acierta en su idea como videojuego de snowboarding simcade, bien equilibrado entre simulador y arcade, pero te deja con ganas de más constantemente. Está lejos de aprovechar todo su potencial, con un apartado técnico que choca con lo que busca constantemente su espíritu sobre la tabla: la fluidez. Teniendo en cuenta que está disponible en Xbox Game Pass, recomendamos encarecidamente que lo descarguéis, lo probéis y lo disfrutéis durante unas horas. Esperamos (y deseamos) que próximamente todos sus problemas estén solucionados.

Hemos realizado este análisis en Xbox Series X con un código de descarga facilitado por Xbox España.

Shredders
Shredders


Shredders
Gráficamente es más que notable; meritorio viniendo de un equipo tan pequeño.

CONCLUSIÓN

Shredders es un título pensado por amantes del snow. Se percibe en todo momento por sus ideas, el diseño de las pruebas y la atmósfera que se respira desde el primer minuto. Sus controles son fáciles de aprender, pero difíciles de dominar. El principal problema del título es que le falta tiempo de desarrollo, esos meses que determinan que tu juego alcance o no el notable. La base es impecable, pero la ejecución deja mucho que desear, con problemas técnicos en las físicas, el rendimiento y el input lag que nos han impedido disfrutar como queríamos. Un título para dejarse llevar por el placer del snowboarding, pero no mucho más.

LO MEJOR

  • El tipo de pruebas, de menos a más.
  • La atmósfera del juego, merece la pena probarlo.
  • Las sensaciones a los mandos…

LO PEOR

  • …pero no siempre funciona. Demasiados bugs.
  • Un rendimiento muy mejorable.
  • Multijugador desaprovechado.
  • Buena base, enorme margen de mejora.



Read More Gaming Reviews

We will be happy to hear your thoughts

Leave a reply

7 + 2 =