Omno, Análisis. Lo Importe Del Viaje Es El Trayecto

0


Analizamos esta agradable aventura realizada por una única persona. Un viaje en búsqueda de respuestas en un idílico paisaje repleto de sincera emoción.

Que Omno se haya lanzado recientemente en Switch nos sirve de excusa para rendirle justo análisis. En PC, Xbox y Play el protagonista deambula con gracia desde el verano del año pasado. El tiempo transcurrido nos permite disfrutar hoy de un juego que ya no recogería ciertas críticas de su lanzamiento inicial, como las que mencionaban un tambaleante framerate. La versión que analizamos corre en una PS4 Pro, donde a estas alturas el juego se disfruta con un nivel de pulido absoluto. Por fin, fondo y forma se mueven a la par. Veamos qué secretos guarda en su interior.

El final de los créditos de Onmo es una interminable lista de miles de nombres propios, exactamente 3471. Son los patrocinadores de Kickstarter que dieron el empujón final al proyecto personal de Jonas Manke. Se solicitaban 32000 euros y la colecta terminó con más del triple de esa cantidad. Final feliz para cinco años de duro trabajo.

El ejercito de un solo hombre

Manke es un eficiente animador alemán que se zambulló en el videojuego, sobre todo, trabajando para Stay of Decay 2. No pueden estar más en las antípodas los zombis de Undead Labs del trabajo final de Manke que analizamos hoy. Lo que sacó de allí, además de un puñado de buenos amigos, fue experiencia, seguridad, autocrítica, gestión del tiempo y disciplina. Sin esas cualidades habría resultado harto difícil abordar un proyecto en solitario como Omno.

Omno es tremendamente agradable (¿tal vez demasiado?) en varios sentidos: en su dirección artística de formas amables, en su diluida narrativa y en sus pulidas mecánicas. Resulta en todo momento un placer para la vista y a los mandos. El mundo se va desplegando ante nosotros en parcelas cada vez más amplias en extensión e intrincadas en puzles. No nos encontraremos fauna agresiva y sí que catalogar, las caídas por precipicios nos llevan de vuelta al más cercano de los numerosos checkpoints y los diferentes escenarios son generosos en los elementos que debemos recolectar para poder pasar al siguiente.

Omno, análisis. Lo importe del viaje es el trayecto

La vara que portamos va adquiriendo características que nos permiten acelerar más y más nuestra capacidad de movimiento. Aquí es donde aparecen de forma clara los principales referentes del juego. Levantamos nuestra vara para que nos muestre la dirección en la que se encuentra nuestro objetivo principal en un estilo parecido al de la espada de Shadow of the Colossus; y cuando desbloqueamos cierta habilidad de la misma, los planeos desde las alturas y el recuerdo de cierto gancho para recorrer distancias en un santiamén nos traen a la mente las aventuras de Zelda. Los deslizamientos por dunas y entornos helados recuerdan, por supuesto una de las fases más recordadas de Journey.

Y al igual que en Journey, nos movemos por el mundo con el objetivo de encontrar respuestas. El deseo de llegar al fin de nuestro peregrinaje se ve potenciado por las notas que dejaron los que lo realizaron antes que nosotros. Pero, y aquí viene un importante punto diferenciador con la obra maestra de TheGameCompany, nunca fue más cierto que lo más importante del viaje es lo que encontramos en el camino y no al final del mismo.

La vida sin sobresaltos

En Omno aparece desde el principio un bichito de formas redondeadas y muy achuchable que se encariña de nosotros y nos sigue a todas partes. En cada zona, además, nos señalará puntos de interés posicionándose sobre el camino a tomar. Vamos creando un vínculo con él, invisible, casi sin darnos cuenta, que será de vital importancia para el final de la historia.

Omno, análisis. Lo importe del viaje es el trayecto

Uno de los Goals del proyecto de Kickstarter de Omno indicaba que se trabajaría en más de un final, opción que terminó descartada. Podría entenderse como un desaire del desarrollador para con los jugadores, pero creemos que el resultado es estupendo con su conclusión única. A riesgo de que pueda resultar una decepción para algunos, da pie de forma coherente a la rejugabilidad del título… Por eso no entendemos por qué se ha malogrado el sentido de dicha rejugabilidad con la ausencia de una partida+.

Decíamos más arriba que el juego nos facilita el paso de una fase a otra. Principalmente debemos recoger tres obres para abrir la vía a la siguiente zona, pero su número es mayor, por lo que, si no sabemos cómo acceder a una de las esferas, siempre tenemos otras opciones abiertas. Como coleccionables están las notas de antiguos viajeros que van enriqueciendo el lore (unas breves crónicas no demasiado reseñables en su escritura, todo hay que decirlo) y la fauna, que cuenta con criaturas nuevas en cada ecosistema (aquí sí se nota un mimo en la descripción de cada una). Esto quiere decir que, como en otros muchos juegos, vamos avanzando de zona a zona con ciertos porcentajes que nos indican qué volumen de secretos vamos dejando atrás.

Cuando ocurre esto, no creemos ser los únicos que piensan, con cierto gustito: ya volveré más adelante para completarlo todo. Al finalizar un juego de este tipo, si nos ha gustado nos cuesta soltarlo, y resulta un placer saber que podemos revisitarlo para completar lo que nos hemos ido dejando atrás a sabiendas. Pues bien, Omno destroza nuestras expectativas en este sentido.

En todo momento podemos elegir repetir los capítulos ya realizados (que se corresponden con las distintas zonas) para ejercer de completistas, ¡pero eso borrará el progreso de los capítulos posteriores! De la misma manera, tras un final que pone en bandeja aparecer de nuevo por la puerta de entrada del primer capítulo, ya con la experiencia acumulada y todas las habilidades descubiertas y entrenadas, resulta que ¡no hay continuidad! La única manera de seguir con nuestro camino es iniciando una nueva partida, con las pequeñas escenas animadas contándonos una vez más un estado de confusión y curiosidad de nuestro personaje que nosotros ya no compartimos como jugadores experimentados.

Esta decisión de diseño nos resulta algo difícil de comprender. Y no confiamos en que se solucione porque el juego se mantiene tal cual desde su lanzamiento original hace unos meses. Lo único que rebaja la frustración es saber, ya en ese punto, que el juego no es demasiado largo, (como alrededor de tres horas). Si no se te han quitado las ganas tras el chasco, tocará una segunda vuelta a sabiendas de que no avanzarás al siguiente capítulo si no es con el 100% descubierto.

Más que nunca, lo importante del viaje es el trayecto

 

CONCLUSIÓN

Omno resulta un placer en muchos sentidos. Resulta extremadamente agradable tanto por su dirección artística como por su implementación jugable. Es un juego que a día de hoy, definitivamente, se expresa a través de un afinado pulido. Puede resultar un paseo para los más veteranos a los mandos, pero precisamente por ello es una buena puerta de entrada para los que se asoman por primera vez a este fantástico mundo de los videojuegos. Para los que se encuentren entre ambos polos, aseguramos un viaje sin sobresaltos del que disfrutarán relajados. Nos ha sorprendido, no muy gratamente, que su valiente final (que puede decepcionar a muchos) no sea aprovechado en su más que apetecible rejugabilidad. No creemos que sea algo que reste puntos a su nota final, ya que ese detalle se da tras terminarlo, pero nos resulta una oportunidad perdida para cerrar el círculo perfecto que propone su narrativa.

LO MEJOR

  • Es increíblemente agradable a la vista y a los mandos.
  • La variedad y lo útil de las mecánicas que se van sumando.
  • Su rica fauna, que brilla de forma especial cuando nos ayuda a pasar de una zona a otra.
  • Un final valiente que da la espalda a las expectativas del jugador.

LO PEOR

  • Su base narrativa no es para nada brillante.
  • Su final propiciaba a la perfección la continuidad en una partida+… pero no se aprovecha.
  • Muy poca dificultad y rápido de terminar.

7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.



Read More Gaming Reviews

We will be happy to hear your thoughts

Leave a reply

− 2 = 5