Kharon’s Crypt, Análisis. Una Carta De Amor A Game Boy Color

0


Kharon’s Crypt es una agradable sorpresa de principio a fin, y sigue mejorando a medida que avanzamos en nuestra Aventura.

El estudio español Andromeda Project ha desarrollado uno de los títulos más especiales que han visto la luz en lo que llevamos de año. Kharon’s Crypt es una grata sorpresa de principio a fin, y que no deja de mejorar conforme vamos avanzando en nuestra aventura.

Kharon’s Crypt es un dungeon crawler con conceptos metroidvania que está inspirado en la mítica Game Boy Color. En el juego encarnamos a Caronte, un ser que está considerado la personificación de la muerte, y nuestra misión es recuperar todo su poder y escapar de la cripta donde ha sido sellado por un rey enloquecido, que, en contra de todas las leyes de la naturaleza, busca eludir la muerte.

Kharon's Crypt, análisis. Una carta de amor a Game Boy Color

Cuidado hasta el más mínimo detalle

Hebi Lee, el creador del juego, alguien a quién seguir muy de cerca tras haber sido capaz de hacer este título; Mimibits, arte y Pixel Art, encargada de todo el arte del juego; y Tony Manfredonia, compositor de una banda sonora cuidada hasta el más mínimo detalle. Un equipo de tres personas en Kharon’s Crypt han sido capaces de plasmar lo mejor de sí mismos, una espera y un largo desarrollo que ha valido la pena y merece mucho más reconocimiento.

La sensación que uno tiene conforme juega y va adentrándose cada vez más en Kharon’s Crypt es la de que Hebi Lee conoce a la perfección lo necesario para que un juego de este estilo funcione. El equilibrio perfecto entre mecánicas clásicas y modernas. Una aventura que reconciliará a muchos con el videojuego, una carta de amor al mismo que por suerte ha plasmado en el medio todo lo que su creador ha imaginado.

Kharon's Crypt, análisis. Una carta de amor a Game Boy Color

Desde el primer instante, Kharon’s Crypt muestra muchas de sus credenciales. Una historia atractiva y con un original enfoque que pesa de principio a fin en toda nuestra aventura; coleccionables que ayudan a construir e identificarnos con el conflicto que nos plantea el juego; una banda sonora que engancha desde la pantalla de inicio; y una jugabilidad variada con la mezcla perfecta entre combates, puzles, exploración, recolección y jefes retantes.

La jugabilidad y posibilidades del juego, mezclando conceptos metroidvania con un recorrido jugable que por momentos recuerda a títulos de la saga Zelda como los excelentes Oracle of Seasons y Ages desarrollados por Flagship, una subsidiaria de Capcom.

La historia de Kharon’s 

El trabajo de Hebi Lee y el resto de su equipo es grandioso. El juego que soñaban se plasma a la perfección, y no solo para que ellos lo disfruten, sino también para que otros jugadores puedan tener una gran experiencia. Si le dais una oportunidad y os sumergís en él, Kharon’s Crypt no os decepcionará.

Kharon's Crypt, análisis. Una carta de amor a Game Boy Color

Kharon’s Crypt nos va presentando su argumento con paciencia, paso a paso, sin darnos todo de golpe. De forma magistral todo va desarrollándose a la perfección, para terminar por todo lo alto conforme hemos ido avanzando por la cripta y conocido un gran número de sucesos.

Manejamos a Caronte, sí, la propia muerte, una premisa ya de por sí atractiva y peculiar, y es que el significado que la obra termina dándole a algo tan temido, pero a su vez natural como la muerte, es magistral. Un rey enloquecido ha terminado condenando a todo un reino por su egoísmo, y ese egoísmo no es otro que esquivar la muerte. ¿La inmortalidad? Un sueño del hombre desde el principio de los tiempos, pero una forma de destruir el equilibrio de nuestro mundo, y es ahí donde recae el valor de Caronte en esta historia. En esta historia, la muerte más que el final es una oportunidad para que el mundo continúe vivo, por contrario que parezca.

Kharon's Crypt, análisis. Una carta de amor a Game Boy Color

Junto a la historia y nuestro cometido principal, mediante distintos coleccionables iremos conociendo otros aspectos de la misma. Daños colaterales que la desaparición de la mismísima muerte ha causado en el mundo, y la cripta es un testigo de lujo de todo lo que está ocurriendo.

En Kharon’s Crypt la posesión es una forma de vida. Necesaria de principio a fin, tenemos una enorme variedad de opciones, pero a su vez la utilidad de estas a la hora de superar nuestra aventura radica especialmente en unas pocas. Mediante la posesión encarnaremos a distintos personajes, aprovechándonos de su vida, la cual varía entre unos y otros, además de sus habilidades de combate, el uso de nuestros objetos y, también, la posibilidad de tener un efecto en el plano físico: empujar objetos, accionar mecanismos, etc…

Kharon's Crypt, análisis. Una carta de amor a Game Boy Color

La posesión más recurrente son la unidad que llamaremos soldados, los hay de todo tipo, pero es esta la que nos proporcionará las mejores opciones en la mayoría de ocasiones. Además de ellos, hay otras que tienen su importancia, pero de forma mucho más circunstancial: desde murciélagos, icor baboso, bestias acuáticas, cofres mímicos, arañas saltarinas o simplemente ratones que también tendrán su importancia. Cuesta ver puntos negativos en Kharon’s Crypt, pero si hay uno es este, y no es que tenga demasiada importancia. La enorme variedad de opciones no termina de ser todo lo útil que nos gustaría, con una forma de posesión destacando enormemente por encima del resto.

Posesión como forma de vida

Encontraremos distintos objetos a lo largo de la partida que deberemos ir utilizando a nuestro favor. Desde los habituales a objetos de mecánica realmente interesante como una especie de Dama de Hierro con la que intercambiaremos nuestra posición. Todos tienen un sentido, encajan y son necesarios para superar los retos que el juego nos propone, con la sorpresa de un objeto final, característico del personaje al que manejamos y que podremos utilizar sin la mecánica de posesión. El único problema en torno a los objetos y armas, es de nuevo un uso que se puede considerar limitado más allá de ciertas zonas o enemigos, quedándonos con ganas de más en algunos casos.

Kharon's Crypt, análisis. Una carta de amor a Game Boy Color

Los distintos jefes que nos encontraremos a lo largo de los niveles son uno de los puntos más destacados del juego. Combates inmensos y llenos de variedad, con mecánicas de todo tipo, obligándonos a utilizar nuestro entorno o básicamente emular a un shmup de Cave en una especie de bullet hell. Hay de todo, y la dificultad de estos supone un reto considerable, pero ni mucho menos frustrante.

El control de Kharon’s Crypt es un fiel reflejo del sistema al que representa. Controles básicos, en los que con prácticamente dos botones podremos hacer absolutamente todo, aunque con la ventaja que nos aporta el videojuego actual de poder asignar (en caso de que juguéis con mando, si lo hacéis en PC será a teclas) a los gatillos el ir cambiando de objeto o habilidad rápidamente en los “botones A y B”. Se siente cómodo, intuitivo, fresco y dinámico, como si el tiempo no hubiese pasado, pero en ese momento nos damos cuenta que sí que lo ha hecho, y que Kharon’s Crypt pertenece a la actualidad, pese a como consigue transportarnos.

Un apartado artístico variado, lleno de personalidad y que es perfecto en base a lo que quiere plasmar. Como si de un título de la Game Boy Color se tratase, la última etapa de la magistral consola portátil ideada por Gunpei Yokoi, cada pixel es un perfecto homenaje a este histórico sistema. Variedad situacional y de momentos, que nos atrapan todavía más gracias a su arte en forma de pixel. Toda esta variedad encaja a la perfección con su excelente banda sonora, realizada por el compositor norteamericano Tony Manfredonia, y que se adapta perfectamente a cada momento, evocando toda clase de sentimientos, y en su parte final alcanzando un punto magistral con temas que son verdaderas obras de arte. A todo esto, un gran número de registros sonoros como puede ser el abrir una puerta, recoger una llave o un objeto, se integran perfectamente al estilo Game Boy del juego.

En la versión analizada (Steam) el juego funciona perfectamente, pero en el tramo final del mismo ha habido ciertas ralentizaciones en momento muy puntuales, que bien pueden ser frustrantes, han sido residuales. Kharon’s Crypt se puede disfrutar enormemente de principio a fin.

CONCLUSIÓN

Kharon’s Crypt es un fantástico dungeon crawler al más puro estilo metroidvania. Un título que no deja de mejorar conforme avanzamos y nos sumergimos en él. El juego se desarrolla en torno a una original mecánica, la posesión, y a lo largo de todo el trayecto por la cripta conoceremos multitud de historias, personajes y jefes que pueden llegar a ser todo un reto. Se echa en falta una mayor variedad en torno al uso práctico de las posesiones y los objetos.
Kharon’s Crypt es toda una carta de amor a Game Boy Color y títulos como los Zelda Oracle of Seasons y Ages que destaca en lo que se propone y hará disfrutar a todos los aficionados al género.



Read More Gaming Reviews

We will be happy to hear your thoughts

Leave a reply

51 − 50 =